momomarrero

la toma de decisiones en el entorno empresarial

La toma de decisiones es uno de los factores clave en la gestión y en el devenir de las empresas. No pocas veces se piensa que los directivos y ejecutivos de las empresas toman las decisiones de forma impulsiva, a golpe de corazonada, y que detrás de ellas no hay una estrategia desarrollada y unos objetivos marcados.

Lo cierto es que no todas las personas están capacitadas o dispuestas a tomar la última decisión, aquella que lleva aparejado el futuro de la empresa o de los individuos; aquella en la que la empresa no solo asume un gran reto, sino en la que también invierte una importante cantidad de recursos humanos y materiales; aquella con la que incluso se juega la reputación ajena y la propia.

En las decisiones empresariales no solo se tienen en cuenta las circunstancias internas y externas de la corporación, del mercado, de los competidores o de la economía, también influye la cultura de la empresa, el estilo de gestión y liderazgo, el know how, la inteligencia de negocio (business intelligence), la inteligencia de cliente (customer intelligence), la experiencia acumulada y la capacidad de respuesta ante posibles contingencias negativas.

Cualquier decisión ha de estar avalada por el análisis pormenorizado de la información y de los datos de los que disponemos, para lo que debemos hacer un análisis detallado y exhaustivo de ellos.

Algunas estrategias, no excluyentes entre sí, que se siguen para la toma de decisiones en el entorno empresarial son las siguientes:

  • La perspectiva general

Es aquella donde el planteamiento no corresponde con la inmediatez, sino que se proyecta la decisión y sus consecuencias a medio o largo plazo. Para ello se analizan todos los factores internos y externos que inciden directa e indirectamente en ella y los recursos humanos y materiales con los que se cuenta, así como los que se van a requerir. Toda decisión ha de estar avalada con datos y con cierta dosis de corazón e intuición; asumiendo riesgos, pero minimizando las consecuencias.

  • Consultar a colaboradores o asesores

Aun a sabiendas de que la responsabilidad sobre la decisión final es y ha de ser de quien la toma, requerir la opinión y los informes de personas de confianza o profesionales cualificados contratados es una opción muy recurrente, pues aporta una visión más amplia e incluso divergente que puede enriquecer nuestras opciones.

  • Consultar a los que disienten

Escuchar a las personas que disienten desde la convicción y la argumentación es un sano ejercicio que aminora el margen de error y permite enriquecer la decisión final.

Es importante que, ante cualquier decisión, especialmente ante las estratégicas, tengamos una válvula de escape o un “plan B” que nos permita dar respuesta a cualquier contingencia o variable posible, por nimia que sea.

De la misma manera, hemos de tener siempre presente que la mejor decisión, aun siendo personal, se toma en equipo y con consenso.

Imagen: Momo Marrero

2 Respuestas a “la toma de decisiones en el entorno empresarial”

  1. Jorge Pérez Villanueva

    Por favor puede compartirme información de una epresa que tomo una decisión empresarial y como considero las dimensiones del entorno???

    Gracias.

    Responder
    • momomarrero

      Estimado Jorge: ruego disculpa pues no entiendo del todo bien la pregunta. Te adelantará que ara realizar un análisis del entorno es imprescindible hacer un estudio de este, donde se analicen el potencial y profundidad del mercado, competidores, potenciales clientes, sistema de distribución, logística,… Espero haber podido ayudarte. saludos,

      Responder

Deja una respuesta

HTML está permitido. Su correo no será publicado.

Subscribirse a los comentarios por RSS