momomarrero

claves de la gestión de equipos en las empresas en crecimiento

Cuando una empresa crece también lo hace su equipo, pero esta evolución no siempre se produce de una forma racional y proporcionada. Todo crecimiento supone en sí mismo un cambio y no pocas veces pone en entredicho la estructura, la cultura, los procesos y los procedimientos de la organización. De hecho es bastante frecuente que, en plena expansión, la empresa y sus líderes sufran un colapso.

Lo cierto es que este es el mejor momento para hacer autoanálisis y celebrar lo conseguido. Fustigarse, sin reconocer que el hecho de haber llegado hasta aquí ya constituye un éxito, no sirve, no aporta valor y nos hace más débiles. Es el momento de la introspección, de actualizar el organigrama con una perspectiva crítica y analítica en positivo a medio y largo plazo, de revisar la misión, la visión, la propuesta de valor, y de abordar la necesaria transición digital, aplicar la inteligencia de negocio, actualizar los procedimientos, aprender a delegar en el equipo, implantar una cultura del dato y del proyecto y poner especial énfasis en la gestion inteligente y productiva del tiempo. Es el momento de la gestión de los equipos por encima de los individuos, el tiempo del liderazgo basado en el ‘nosotros’.

Estas son algunas de las claves para afrontar la evolución de una empresa en crecimiento, especialmente las familiares patriarcales/matriarcales que cuentan con la figura de un self made man/woman (cuánto me cuesta ser políticamente correcto, cuando en lo que realmente creo y defiendo es el talento, el compromiso, la formación y la constancia inquebrantable de las personas, sin distinción de género o credo):

Cambios

Los cambios se deben fomentar desde la dirección con convicción, seguridad, constancia y planificación; de no ser así, el fracaso estará garantizado. Hay que trazar un plan, marcar objetivos y diseñar una hoja de ruta (road map) de inevitable cumplimiento. Retrasarlo innecesariamente es agonizar y dar la razón erróneamente a quienes no quieren salir de la cálida y protectora zona de confort.

Timing

Alargar es postergar y los retrasos son generadores de dudas, chocan frontalmente con el objetivo de cambio y son caldo de cultivo para los obstáculos que impedirán que estos cambios lleguen a buen puerto. Por eso es determinante fijar un cronograma. Cualquier aplazamiento producirá incertidumbre, desconcierto y posiblemente sea el preludio de un anunciado fracaso.

Gestión del tiempo

Sin duda el mayor problema que me encuentro en las organizaciones. La gestión del tiempo tiende a ser caótica, se confunde lo urgente con lo importante y se justifica el número de horas como una necesidad y no como un síntoma inconfundible de carencias. Cuando un trabajador no tiene tiempo para lo importante, algo falla y tiene nombre, el suyo. La buena voluntad no justifica esta desorganización y, si no es capaz de gestionar adecuadamente el tiempo (cosa que se aprende con cierta facilidad, dedicación y constancia), el futuro no es muy prometedor para esta persona, pues más temprano que tarde quedará en evidencia, y las consecuencias son incuestionables.

Jerarquizar

Sobre una pirámide o estructura con más base y menos altura.

Empoderar

Conceder poder, dar autonomía y propiciar la capacidad de autogestión para hacer partícipe al equipo de la gestión y el cumplimiento de los objetivos de la empresa. Su aplicación ordenada genera seguridad, mejora la productividad e incrementa el sentimiento de felicidad y bienestar de los individuos en el entorno profesional y en el personal.

Delegar y confiar

Confiar fortalece y delegar enaltece. Si no crees, no confías. Y si no confías, nada tiene sentido y se precisan cambios; el primero, el de la persona responsable. Del mismo modo que en la educación los suspensos no son un problema del alumnado y sí del docente, que es quien está fallando.

Trabajo en equipo

Siempre he oído decir a mi madre que ‘cuatro ojos ven más que dos’. Trabajar en equipo potencia además la independencia, la autoestima y el sentido de pertenencia, lo que a su vez origina un aumento de la motivación y la productividad.

Ser y parecer

Como la mujer del César, no basta con serlo… debemos dar ejemplo y ser intachables en nuestra actitud, con constancia y perseverancia. Es importante generar un ambiente de trabajo cálido, pero en un marco claro de exigencia, responsabilidad y demostrado compromiso, donde prime el NOSOTROS sobre el YO.

Gestión del talento

Conocer la capacidad de las personas que nos acompañan es clave para alcanzar el éxito de la empresa, tanto como el hecho de que cada uno esté en el lugar preciso en el momento adecuado para conseguirlo. Adquiere especial relevancia el desarrollo de planes de carrera personalizados y velar por su cumplimento.

Comunicación interna

La comunicación es clave, debemos potenciarla y crear los canales adecuados para favorecer el flujo de información necesario para alentar al equipo y despejar posibles dudas.

Deja un comentario

HTML está permitido. Su correo no será publicado.

Subscribirse a los comentarios por RSS