momomarrero

scrum, los pilares y los roles (II)

Los pilares

Scrum se basa en la teoría empírica que determina que el conocimiento proviene de la experiencia y de la capacidad de tomar decisiones basándose en lo conocido. Son tres los pilares que sustentan esta metodología:

Transparencia

Todos los aspectos determinantes del proyecto han de ser transparentes, visibles y comprensibles para todos sus responsables y para el equipo. Por ello se han de establecer estándares de trabajo y de medición, con el fin de que todos los implicados reciban el mismo mensaje y la misma comprensión e interpretación. Ello incluye la terminología que se aplica.

Inspección

El equipo de trabajo ha de inspeccionar de forma frecuente y constante los objetivos y el progreso del proyecto, sin que ello suponga generar ‘ladrones de tiempo’ y con el fin de detectar cualquier posible variación en los objetivos y timing marcados. Estas inspecciones han de realizarse sobre el terreno, en el espacio y tiempo donde trabaja el equipo.

Adaptación

Si durante el proceso de inspección se identifica que en el proyecto se han producido o se producirán desvíos (mejor reconocerlos antes que durante o después, pues su coste será menor) que afectarán al resultado final y a los objetivos marcados, habrá que tomar las decisiones oportunas lo antes posible, para adaptarse a los requerimientos y las necesidades predeterminadas. Para ello la metodología scrum cuenta con distintas alternativas de reuniones de seguimiento, también llamados eventos scrum (scrum events):

  • Sprint planning

Planificación de los sprint (periodo de tiempo de entre 1 y 4 semanas de duración, también llamado time-boxes, durante el cual el equipo desarrolla una acción planificada que aporta valor incremental al producto y puede ser entregado al cliente) en las reuniones de equipo, donde se programan las tareas y los objetivos para el periodo fijado.

Es importante que durante el sprint no se realicen cambios que afecten a los objetivos marcados (sprint goals).

  • Daily scrum

Reuniones de entre 15 y 20 minutos en las que todos los miembros del equipo exponen al resto del grupo lo acordado en la última reunión, lo previsto para el día de hoy y los impedimentos que se han encontrado.

  • Sprint review

Reunión de revisión en la que el equipo presenta el trabajo al product owner (propietario del producto) para que lo analice y, en su caso, lo acepte o rechace en función de las necesidades determinadas por el cliente y siguiendo los criterios DoD (Definition of Done), esto es, tener un producto potencialmente entregable y usable al final de cada iteración.

  • Sprint retrospective

Reunión final del equipo en la que se establecen, con un enfoque crítico constructivo, posibles mejoras de cara a optimizar el tiempo y la inversión, buscando una solución colectiva a las trabas u obstáculos encontrados.

Es importante señalar que, por defecto, la detección temprana de posibles desvíos nos facilitará su reconducción en tiempo, forma y coste.

Cuando a los tres pilares anteriormente mencionados, incorporamos los valores de compromiso (en mi opinión, absolutamente esencial), coraje, focalización y apertura, el equipo funciona como un bloque único, lo que conduce a un aumento de la productividad y a la felicidad en el entorno laboral.

Otra de las claves para que el equipo funcione adecuadamente y la metodología sea efectiva es el empoderamiento. El equipo ha de disponer del poder y la capacidad de tomar decisiones, enmarcadas dentro de unos límites previamente fijados con la Dirección y asumiendo la responsabilidad de sus consecuencias.

Los roles

El equipo scrum (scrum team) por definición ha de ser autónomo, autosuficiente, auto-organizado y polivalente. Ha de disponer de todas las competencias y habilidades necesarias para el desempeño de las tareas que le han sido asignadas, de forma que cada uno de sus miembros sea complementario. Además, según establece la guía scrum, ha de estar concebido para “optimizar la flexibilidad, la creatividad y la productividad” y hacer entregas incrementales de productos terminados.

Por tanto, el equipo ha de contar con tres roles determinantes:

  • El propietario del producto (product owner)

Es el portavoz del cliente, representa y establece sus necesidades. Es el responsable de maximizar el valor del producto y de gestionar la pila de producto (product backlog, el listado de tareas que se han de desarrollar en un proyecto, ordenadas en función de su valor dentro del proyecto, y asociadas a un sprint).

  •  Líder del equipo (scrum master)

Es el responsable de hacer que se respeten las reglas y la metodología scrum, velando por el cumplimiento de sus valores. Hace las funciones de facilitador del equipo, sin intervenir en sus decisiones. Ayuda activamente al equipo a eliminar posibles impedimentos y colabora con el product owner en el desarrollo del product backlog. Asume y lidera en la empresa la adopción y práctica del scrum.

  •  El equipo scrum (scrum team)

Son todos los integrantes de un equipo de desarrollo de un proyecto scrum. La metodología solo funciona en equipos pequeños de entre 5 y 9 componentes, con un mínimo de tres. Las estadísticas muestran que los equipos formados por más de 9 integrantes reducen la velocidad de desarrollo, pues se ralentiza la toma de decisiones y, al aumentar el número de canales de comunicación, el cerebro humano no puede gestionarlos en las mismas circunstancias, tal como se recoge en el libro “Scrum, el revolucionario método para trabajar el doble en la mitad de tiempo” al que se hacía referencia en el primer artículo de esta serie.

Deja un comentario

HTML está permitido. Su correo no será publicado.

Subscribirse a los comentarios por RSS