momomarrero

marketing contextual

El marketing contextual (contextual marketing) es una disciplina o técnica que se basa en analizar el contexto que rodea a los clientes para conocer los motivos emocionales asociados a ese momento que les impulsan a ejercer la acción comercial, con el fin de ofrecerles el contenido óptimo asociado a dichas motivaciones.

En un entorno como el digital el contenido es determinante, pero ha de ser de calidad, con capacidad para aportar valor, generar relevancia para la marca o el producto y, sobre todo, ser diferenciador.

Para lograr esa diferenciación el contenido debe ser personalizado y puesto a disposición de quien va a consumirlo en el momento adecuado, en el contexto óptimo y en el canal deseado, de forma que consiga potenciar la experiencia del usuario y poner en valor las experiencias e interacciones anteriores entre las partes. Para ello hemos de conocer y comprender cuáles son las circunstancias determinantes que propiciarán el comportamiento y la acción de compra.

Toda acción de marketing contextual ha de cumplir con las llamadas 4R’s:

  • Ha de ser Relevante
  • Ha de buscar Respuestas
  • Ha de ser Responsable
  • Ha de ofrecer Resultados

La segmentación adquiere un papel decisivo en el éxito de este tipo de estrategias, pues permite la personalización del contenido y la posibilidad de ofrecerlo en el momento preciso en que es demandado por la persona adecuada. Por ello es imprescindible conocer el perfil de nuestros buyer personas, para poder ofrecerles un contenido más allá del concepto textual, más rico, más variado (infografías, vídeos, imágenes,…) y personalizado.

En la misma línea, otro factor clave en el éxito de la aplicación de una estrategia de marketing contextual es la obtención de los datos en tiempo real y la capacidad de cruzarlos con la información que ya tenemos del cliente, obtenida a lo largo de las distintas etapas del mapa de experiencia del cliente (customer journey map). Esto nos permitirá ofrecerle el contenido idóneo que permita una experiencia de cliente óptima y que desemboque en la compra de nuestros productos o servicios.

No podemos hablar de marketing contextual sin mencionar el big data. Sin datos (cuanto mayor calidad tengan, mejor) no se entiende esta disciplina, pues son la llave que nos permite dar un paso más en nuestro vínculo con el cliente y anticiparnos a sus necesidades, sus hábitos y sus gustos, a través de los diferentes canales de interacción con nuestros buyer personas en cada una de las etapas de la relación con ellos.


Imagen: Momo Marrero

Deja un comentario

HTML está permitido. Su correo no será publicado.

Subscribirse a los comentarios por RSS