momomarrero

planes de carrera

Como ya he expresado en anteriores artículos, la gestión de los recursos humanos en las empresas constituye una actividad de extrema importancia, directamente ligada a la actitud positiva de los trabajadores y a su óptima productividad, y que afecta considerablemente al clima laboral de la organización.

Así lo expresaba en mi artículo titulado evaluación del desempeño: “el objetivo principal del departamento de recursos humanos de una empresa es posibilitar la mejora continuada de todos los trabajadores de la organización, con el objeto de lograr una mayor productividad y un clima laboral óptimo”. Promover las capacidades individuales y colectivas favorecerá el desarrollo personal y profesional de los trabajadores, evitará que se cumpla el Principio de Peter y facilitará el logro de los objetivos individuales y colectivos marcados, lo que sin duda se verá reflejado en la mejora del clima laboral y en el crecimiento de la empresa.

En mi artículo sobre el empoderamiento en el entorno empresarial ya indicaba que “el empoderamiento permite aumentar la productividad de los recursos humanos en las empresas, pues favorece su flexibilización y desburocratización, al permitir a los empleados participar activamente en los procesos de toma de decisiones, dotándolos de autonomía, y facilitar el liderazgo compartido, mediante la delegación de responsabilidades y la generación del espíritu de equipo”; y para ello resulta imprescindible “preparar un Plan de Carrera personalizado que permita a los individuos acceder a una formación avanzada en cada una de las áreas de conocimiento que les afecta directa o indirectamente”.

El desarrollo e implantación de un Plan de Carrera es un proyecto complejo que precisa de un análisis detallado de la definición de los puestos de trabajo (DPT), un profundo estudio de las necesidades de conocimiento de la empresa a corto, medio y largo plazo, y la garantía de que dichas necesidades estén alineadas con la estrategia corporativa en el periodo establecido. Exige por tanto un conocimiento exhaustivo del know how interno y de cuáles son los requerimientos para el óptimo desempeño de cada actividad por parte de cada individuo.

Por ello sería recomendable tener presentes los siguientes puntos antes de abordar la puesta en marcha de un Plan de Carrera:

  • El conocimiento no puede ser una propiedad individual: es un bien común, por lo que ha de ser puesto a disposición del beneficio colectivo.
  •  El conocimiento debe estar reglado: debe alinearse con las necesidades estratégicas de la organización y debe ser ésta la que determine cuáles son los aspectos a potenciar y cuáles los conocimientos a adquirir, sin cercenar el talento o las aspiraciones de conocimiento individuales.
  •  La empresa debe poner los medios y recursos necesarios para el desarrollo del know how y el individuo debe invertir en ello su tiempo, con actitud y disposición.
  •  El conocimiento es un activo que va implícito en el trabajador: por ello ambas partes deben regular su coste, que deberá verse reflejado en el tiempo de permanencia a la empresa.
  •  El talento se ha de potenciar y retener: las iniciativas individuales deben ser promocionadas y reconocidas salarial y emocionalmente.

Los objetivos de un Plan de Carrera han de ser:

  •  El desarrollo personal y colectivo en el entorno laboral.
  •  La detección del talento individual y colectivo.
  •  La alineación del conocimiento y el desempeño con la estrategia empresarial.
  •  La formación continuada.
  •  La evaluación del conocimiento y el potencial de desarrollo individual.
  •  La maximización de la productividad.

Por consiguiente, el desarrollo de un Plan de Carrera estará asociado a:

  • Formación
  • Rotación
  • Planes de Promoción

Finalmente, para desarrollar exitosamente un Plan de Carrera hemos de garantizar que los objetivos empresariales converjan con las inquietudes individuales.

3 Respuestas a “planes de carrera”

  1. Francisco Colomer

    Muy interesante Momo. Las empresas basadas en conocimiento especialmente deben aplicar planes de carrera, de igual manera que un empleado debe formarse de manera continua también por su cuenta: “por ello ambas partes deben regular su coste, que deberá verse reflejado en el tiempo de permanencia a la empresa”. Tenemos que aprender del mundo del fútbol en este caso. Un saludo.

    Responder

Deja un comentario

HTML está permitido. Su correo no será publicado.

Subscribirse a los comentarios por RSS