momomarrero

el liderazgo en el entorno empresarial (I)

La elasticidad de algunas palabras, dada la capacidad que tenemos de interpretarlas en función de determinadas circunstancias que nos favorezcan, es algo que siempre me ha sorprendido. El término liderazgo es una de estas palabras elásticas, sobre la que me gustaría aportar mi opinión y mi personal visión sobre su significado.

Definiremos liderazgo como el conjunto de habilidades, actitud y disposición que poseen algunas personas para influir o guiar a otras personas en su forma de ser, de pensar y de actuar. En el entorno empresarial añadiríamos que el fin último del liderazgo es el de conseguir unos objetivos previamente establecidos.

Según la definición de la Real Academia Española, el liderazgo empresarial es la “situación de superioridad en que se halla una empresa, un producto o un sector económico, dentro de su ámbito”.

De acuerdo con su definición asociada a los individuos, un buen líder ha de ser reconocido y aceptado por sus seguidores, sus discípulos y sus subordinados y ha de velar por sus intereses, protegiéndolos y defendiéndolos ante las adversidades y los contratiempos.

En el mundo de la empresa, el líder ha de ser empático, profesionalmente cualificado, exigente y determinante. Debe, de la misma manera, tolerar la presión y tener capacidad de negociación, pero también ser comprensivo, sensible, tolerante, integrador, disciplinado, proactivo, especialmente honesto, predicar con el ejemplo y defender el bien común. Un buen líder asume los errores como parte del aprendizaje, pero es implacable con la negligencia.

En función de diferentes parámetros existen distintos tipos de líderes:

  • Autocrático

Es un tipo de liderazgo centrado en el poder único del líder por encima de los subordinados. Un liderazgo aplicable cuando otras opciones han fallado, en situaciones críticas que exijan rigidez.

  • Burocrático

Es un modelo de liderazgo distante, no emocional, no empático, que parece sacado de un manual del ejecutivo. Un liderazgo basado en los procedimientos, las normas, la rigidez y el cumplimento obligatorio de lo establecido, sin posible interpretación o improvisación. Es un liderazgo propio de los procesos de producción rígidos y repetitivos.

  • Carismático

Este liderazgo es propio de las personas inspiradoras, alentadoras, carismáticas, aquellas que en pocos minutos cautivan a sus subordinados con un perfil claramente positivo, optimista y enérgico. Un liderazgo deseado y demandado por su capacidad de sumar y aunar voluntades.

  • Democrático

Es el estilo de liderazgo centrado en el grupo, en el que prima lo colectivo y el concepto de familia sobre lo individual, que genera un buen clima laboral y facilita la participación y el estímulo de los individuos frente a los tiempos y los objetivos parciales y en el que prevalecen la felicidad y la armonía del grupo por encima de los resultados o la rentabilidad.

  • Paternalista

Es un modelo de liderazgo centrado en arropar a los subordinados, como un padre protege a sus vástagos. Se caracteriza por la protección, la generación de confianza y el trato personal, donde prima la decisión del líder sobre otras consideraciones, de manera que las formas y la actitud generan seguridad a los subordinados.


Imagen: Momo Marrero

Deja un comentario

HTML está permitido. Su correo no será publicado.

Subscribirse a los comentarios por RSS