momomarrero

obsolescencia programada

Elegida o no, la realidad es que vivimos en una sociedad de consumo, en una espiral de costes y de rentabilidad en la que las empresas han de producir más y a mejor precio, para una población que demanda de forma compulsiva novedades, que aspira a la exclusividad sin estar dispuesta a pagar por ella; en la que las empresas no pueden parar de producir para no encarecer sus procesos productivos; en la que se ha de comprar por volumen para no encarecer la materia prima y mantener los costes; y en la que se ha de recurrir a la economía de escala, que hace que el coste del producto por unidad sea menor en función del aumento de su producción.

Ante esta incuestionable realidad, las empresas optan por acortar la vida útil de los productos e incentivar el consumo con el lanzamiento de otros nuevos que en no pocas ocasiones sólo son un restyling del anterior.

Entendemos por obsolescencia aquello que está fuera de uso o de moda. Partiendo de esto, definiremos obsolescencia programada como la planificación de acortar la vida útil de un producto de forma que, llegado un tiempo previamente determinado en su fase de diseño, éste quede obsoleto, con el fin de acortar su ciclo de vida, pero generando la percepción de una buena relación calidad-precio en el cliente, para que no abandone la marca.

 

Pros y contras de la obsolescencia programada

La obsolescencia programada, como todo, tiene factores positivos y factores negativos. Veámoslos.

Factores positivos

  1. Ahorro de costes productivos para las empresas, lo que incide en el abaratamiento del precio para el cliente final.
  2. Generación y mantenimiento de puestos de trabajo que garanticen la producción que exige la demanda.
  3. Generación de riqueza asociada al estímulo del consumo.
  4. Aumento del consumo, al acortarse los ciclos.
  5. Se potencia la investigación y desarrollo.
  6. La innovación como generadora de riqueza.
  7. Permite acortar el tiempo de respuesta ante la demanda asociada a nuevas tendencias de consumo.

Factores negativos

  1. Falta de actitud ética, en algunos casos.
  2. Maximización de beneficios, no siempre justificados y asociados al punto anterior.
  3. Estimulación de una demanda irreal.
  4. Consumo de recursos naturales y daños al medio ambiente.
  5. Aumento de desechos industriales, no asociados a la cultura de reciclaje.
  6. En determinadas ocasiones, los productos no son suficientemente testados.
  7. La producción es desviada a países del tercer mundo con mano de obra barata y sin garantías sociales.

En la actualidad, el Parlamento Europeo está estudiando el apoyo e incentivación de la economía circular, que abordaremos en un próximo artículo, una medida que redundará positivamente en aminorar el impacto actual de la obsolescencia programada si prosperan sus planes para facilitar la reparación de los productos averiados, lo que permitirá alargar su vida útil y beneficiar el reciclado. Para potenciarla se plantea la creación de una etiqueta europea que identifique aquellos productos que sean de fácil reparación.


Imagen: Momo Marrero

2 Respuestas a “obsolescencia programada”

  1. Miguel Ángel García Brera

    Es triste que los fabricantes hagan productos con fecha de caducidad, siendo innecesario.La “cultura” del desperdicio es un grave afrenta a los necesitados y es constante en alimentación , pese al hambre muy extendida. La obsolescencia programada viene a ser tan indeseable y parece buena idea la de regresar a productos que tengan reparación cuando se averían o se hacen un poco obsoletos.

    Presonalmente estoy muy afectado, porque acabo de sufrir algo muy duro, relacionado con la obsolescencia. Mi coche, tiene muchos años, aunque no muchos kilómetros, porque no me gusta conducir y prefiero otros medios de transporte. Recientemente he tenido una avería en el termostato y llevado a una casa de la marca, me han hecho una gran chapuza, incluso rompiéndome el radiador, me han cobrado una gran factura, me han obligado a regresar al taller con la grúa el mismo día y dos veces más y a pagar la factura de una reparación absurda y en ” atención al cliente” me dicen que todo ha sido correcto y no atienden la reclamación, que, claro, ya está camino del Juzgado.
    Lo he comentado con un amigo y me dice que a él cada vez que iba a la Casa sólo para revisión, le hacían alguna chapuza sobre falsas averías y le cobraban sin ton ni son, hasta que se dio cuenta del timo. y desde que o lo revisa, ya no tiene averías…

    Responder
    • momomarrero

      Tal como indico, hay un factor moral, que no siempre juega en beneficio del consumidor y que tiene que ver con la política y cultura de cada empresa.

      Responder

Deja un comentario

HTML está permitido. Su correo no será publicado.

Subscribirse a los comentarios por RSS