momomarrero

redarquía

Un nuevo orden avanza inexorablemente en los modelos de gestión y organización de las corporaciones y en los propios modelos de empresa y de distribución: se trata del modelo colaborativo, un sistema de interacciones y procesos que parte del principio filosófico del bien común y que, a su vez, está basado en la generación de influencia recíproca entre los individuos o grupos con un fin y beneficio comunes.

En este nuevo escenario parece inevitable replantearse las relaciones y redefinir las interacciones entre los individuos, adecuándolas a una nueva realidad basada en la colaboración; una realidad para la que el modelo jerárquico tradicional no parece viable.

Para dar respuesta a este nuevo modelo participativo que requiere nuevas estructuras organizativas, aplicaremos el concepto de redarquía.

 

Jerarquía vs redarquía

Para entender claramente el concepto de redarquía sería conveniente definir su antagónico, jerarquía, que vendría a ser el orden vertical, la cadena de mando en escala descendente, de arriba abajo, que establece las relaciones de autoridad entre un superior y sus subordinados.

Para estructurar este nuevo paradigma de gestión de modelos colaborativos, nacido al albor de una sociedad hiperconectada, el concepto jerárquico ha quedado desfasado y en su lugar ha surgido un nuevo modelo de orden ascendente, de abajo arriba, que no está basado en el poder y la autoridad piramidal sino en las relaciones y los flujos participativos. Así, este nuevo concepto, denominado redarquía, lo definiremos como el orden vertical, en escala ascendente de abajo hacia arriba, generador de una serie de flujos de actividad colaborativa basados en la mutua confianza y en el interés y el beneficio comunes.

Partiendo de las definiciones anteriores hemos de aclarar que en el modelo tradicional jerárquico existe un orden creado y generalmente impuesto por el vértice superior de la escala de mando y acatado por los subordinados, con una comunicación unidireccional o bidireccional. Por el contrario, en el modelo redárquico el poder emana de la base y produce una comunicación multidireccional entre los implicados en la que, en mayor o menor medida, todos los afectados son parte del problema y de la solución.

 

Estructura redárquica

Los ítems que definen el modelo de estructura redárquica son los siguientes:

  • Inteligencia colectiva
  • Confianza
  • Colaboración
  • Autogestión
  • Interdependencia
  • Participación
  • Adaptabilidad
  • Agilidad


Imagen: Momo Marrero

2 Respuestas a “redarquía”

  1. Miguel Angel García Brera

    LA IDEA DE LA REDARQUÍA ME PARECE MUY INTERESANTE. TAMBIÉN LO SERÍA EN LA VIDA POLÍTICA, DE MODO QUE PODRÍAN EVITARSE LAS GUERRAS, PUES, DECIDIDA POR UN LOCO DESDE ABAJO, SE IRÍA CALMANDO A LO LARGO DEL ASCENSO VERTICAL, EN TANTO QUE HOY SI TRUMP DECIDE ARROJAR FUEGO SOBRE COREA DEL NORTE, O A LA INVERSA, NO HABRÁ QUIEN LO PARE.

    Responder

Deja un comentario

HTML está permitido. Su correo no será publicado.

Subscribirse a los comentarios por RSS