momomarrero

la gobernanza como estrategia de la gestión turística

El pasado día 9 de junio el sector turístico de Tenerife fue convocado en el Centro de Congresos Taoro de Puerto de la Cruz con motivo de la presentación de la nueva estrategia turística de la Isla para el periodo 2017-2020/2030, denominada Del reto de la gestión integral a una gestión compartida.

Durante todo el acto hubo un término que se mencionó de forma reiterada y enfática y que me generó especial impacto e interés por lo que significa de avance y de apuesta estratégica de futuro, más allá de la propia gestión turística: gobernanza.

La RAE define el término gobernanza como “arte o manera de gobernar que se propone como objetivo el logro de un desarrollo económico, social e institucional duradero, promoviendo un sano equilibrio entre el Estado, la sociedad civil y el mercado de la economía“. Según la Comisión Económica y Social de las Naciones Unidas para Asia y el Pacífico (UN ESCAP), la gobernanza o buen gobierno ha de tener 8 características principales:

  1. Participación
  2. Legalidad
  3. Transparencia
  4. Responsabilidad
  5. Consenso
  6. Equidad
  7. Eficacia y eficiencia
  8. Sensibilidad

Es importante explicar el significado del término para poder valorar como se merece lo expuesto en la presentación con especial énfasis: la gestión compartida del destino por los agentes implicados, por supuesto sin que ello implique un totum revolutum. Según lo recogido en este plan estratégico, “se precisa de la participación de todos los actores, públicos o privados, que intervienen en el destino y abarcan los diferentes sectores económicos, así como a la población implicada, para que el desarrollo del turismo sostenible sea una realidad. Por ello, la gestión de la sostenibilidad turística pasa por el concepto de Gobernanza, como alusión a la necesaria cooperación entre los entes públicos, privados y la sociedad civil en la toma de decisiones y en el establecimiento de estrategias con el fin de alcanzar esta meta. El desarrollo sostenible del turismo es un proceso continuo que requiere de la participación de todos los agentes relevantes, así como de un liderazgo político e institucional firme para lograr la colaboración y el consenso, impulsando los cambios necesarios hacia modelos de producción y consumo sostenibles, adaptando el marco institucional y legal, y sirviendo de orientación a cualquier tipo de intervención en el territorio” (Pulido, 2006)

Sin duda, una atractiva, inteligente e ilusionante decisión estratégica que permitirá construir un modelo avanzado de gestión del destino en beneficio común, pues la integración de las partes permitirá una visión global de la isla de Tenerife como producto, con sus fortalezas y sus debilidades.

NOTA

Quisiera destacar especialmente el desarrollo de este acto, con un planteamiento eficaz, dinámico y especialmente emocional con un gran impacto entre los presentes, con presentaciones cortas, claras y concisas con los datos justos como aval de lo expuesto y con grandes dosis de sensata ilusión y justificado optimismo. ¡Felicidades al equipo organizador!


Imagen: Momo Marrero

Deja un comentario

HTML está permitido. Su correo no será publicado.

Subscribirse a los comentarios por RSS