momomarrero

crear un buen ambiente de trabajo

El buen ambiente en el entorno laboral es determinante para conseguir las metas y los objetivos de una organización. Contar con un personal motivado contribuye a lograr nuestros objetivos empresariales: es fundamental en la productividad y es un factor que se vuelve decisivo en el camino del éxito.

Es labor de los líderes, de la dirección, propiciar un ambiente agradable, óptimo, donde todos y cada uno de los miembros se sienta reconocido y valorado, sin que ello implique una actitud laxa hacia la exigencia. Este ambiente sin duda se verá reflejado en el trato que recibirá el cliente por parte de los trabajadores. Para que este ambiente exista, la comunicación y la transparencia son imprescindibles, pues permitirán que los subordinados sientan confianza, se expresen libremente y estén motivados.

Según los expertos consultados por la revista Forbes, para crear un buen ambiente de trabajo se han de dar las siguientes circunstancias:

  1. Ser transparentes

Acorde con la filosofía expuesta, se han de contratar y conservar a empleados que aporten transparencia y autenticidad, que defiendan la empresa como suya.

  1. Decir la verdad

Como consecuencia del primer punto hemos de exponer siempre la verdad por dolorosa que esta pueda ser, lo que redundará en la confianza de la organización en sus líderes.

  1. Desarrollar la información organizacional

No es necesario que todos los miembros de una empresa piensen lo mismo. Disentir es sano y enriquecedor, pero es conveniente seguir una misma dirección, cumplir y fortalecer la cultura de la empresa. Hemos de permitir la libre expresión por lo que ello supone de enriquecimiento personal y organizacional.

  1. Dar acceso a la información

Generar un flujo de información bidireccional enriquece la información y crea confianza, por lo que es recomendable hacer pública la situación de la empresa y sus objetivos. Compartir es enriquecer.

  1. Impulsar los valores de la empresa

Los valores de la empresa han de estar presentes en cada acción y cada acción debe estar impregnada de su esencia, para lo que es imprescindible que todos los miembros de la empresa los conozcan y los hagan suyos.

  1. Crear confianza

Que no te digan los aspectos negativos no implica que tus decisiones y tu visión sean las adecuadas o que sean compartidas por el resto de la empresa, simplemente es que no se atreven a rebatirlas. Por ello es necesario crear un ambiente de confianza y consideración.

  1. Actuar y pensar como accionistas

Desarrollar un pensamiento y una actitud apropiados para que todos sientan y defiendan la empresa como propia alimentará el espíritu, la responsabilidad individual y colectiva y la proactividad.

  1. Ubicar a los buenos empleados en puestos influyentes

Ubicar a los buenos empleados en lugares donde puedan ejercer sus habilidades nos permitirá ganar influencia y generará un estímulo positivo en los subordinados. Para ello es importante fomentar la promoción interna.

  1. Responder positivamente ante la honestidad

La sinceridad ha de ser premiada, por ingrata que sea. Reconocerla públicamente generará respeto y consideración hacia los líderes.

  1. Incluir a todos los miembros de la organización

Todos, hasta los más díscolos, pueden aportar y generar valor. Incluirlos dando oportunidades puede generar una actitud positiva en el colectivo y crear un equipo homogéneo y compacto en la diversidad. Nadie sobra, salvo que no quiera participar (así y todo hemos de intentarlo).

  1. Cumplir las promesas

Una promesa incumplida es el comienzo del desvanecimiento del liderazgo, cumplirla será un paso más hacia su fortalecimiento. Si no se puede cumplir, habrá que explicar convenientemente los motivos.

  1. Fomentar la socialización

Fomentar y desarrollar acciones de team building permitirá hacer equipo y consolidar las relaciones interpersonales. Crear un entorno favorable hará que los empleados se sientan cómodos y esto redundará en su productividad.


Imagen: Momo Marrero

4 Respuestas a “crear un buen ambiente de trabajo”

  1. Miguel Ángel García Brera

    ¡Qué grande eres Momo! Ahora bien, si sabes de un solo caso en que , en España, se actúe de esa manera, comunícamelo para recuperar un poco de optimismo.

    Responder
    • momomarrero

      Gracias por os elogios y sin duda hay muchos casos, alguno he tenido la oportunidad de colaborar con ellos. la cultura de gestión esta cambiando. Saludos,

      Responder

Deja un comentario

HTML está permitido. Su correo no será publicado.

Subscribirse a los comentarios por RSS