momomarrero

la importancia de contar con un cuadro de mandos integral en las empresas

En un entorno tan cambiante como el actual, tomar decisiones en el mundo de la empresa resulta complejo, no tanto por la decisión en sí misma sino por todas las variables y datos que hemos de controlar y gestionar. Determinar unos objetivos y no tener la posibilidad de conocer de forma inmediata el estado de consecución de los mismos y de posibles desvíos conlleva un gran consumo de recursos y de tiempo, lo que motiva que la decisión correctora que se ha de tomar normalmente llegue tarde. Planificar la estrategia empresarial y no disponer de la solución adecuada para medir el nivel de éxito y sus posibles variables nunca es una buena alternativa.

Para paliar esta necesidad se ha de recurrir a un Cuadro de Mandos Integral, también conocido por el acrónimo CMI o por la expresión inglesa Balanced Scorecard. Pero ¿qué es exactamente un CMI? Podríamos definirlo como la herramienta de análisis de negocios que permite, mediante parametrización previa, conocer el rendimiento de una empresa desde cuatro perspectivas: financiera, clientes, procesos y capacidades estratégicas.

El CMI debe ser entendido como una herramienta imprescindible de autocontrol, de medición, de visualización unificada de la estrategia empresarial y de mejora continuada.

El CMI ha de ser un cuadro de control que refleje la visión estratégica de la empresa para un periodo determinado desde las siguientes perspectivas:

  • Financiera
  • Del cliente
  • De los procesos internos
  • Del aprendizaje y crecimiento

Todas ellas han de estar alineadas con la misión, visión y objetivos de la empresa.

Cada una de estas perspectivas estratégicas ha de tener establecidos unos objetivos y estos, a su vez, una relación de acciones que permitan cumplirlos en un tiempo determinado, asignándoles un responsable y unos indicadores clave de rendimiento, también llamados KPI’s (acrónimo de la expresión ingresa Key Performance Indicator). Los KPI’s podrían ser definidos como la medida del nivel del desempeño de un proceso, normalmente expresado en porcentaje (%). Los KPI’s se crean para determinar la evolución o progreso de un aspecto que se quiere medir y que se determina previamente, referido a distintas áreas de gestión de la empresa.

Todo lo anterior está recogido en el artículo cuadro de mando integral, pero no podíamos dejar de destacar la importancia que tiene para una empresa disponer de esta herramienta que le permitirá tener agrupada toda la información analítica que facilita la toma de decisiones, disminuyendo considerablemente el margen de error, porque nos ofrece una visión global de la empresa y de su situación, porque permite alinear la estrategia con los recursos disponibles y medir su eficacia y su proyección en el tiempo, porque nos permite evaluarnos, porque mejora la efectividad de la gestión y, en definitiva, porque mejora el desempeño de los individuos y centra la gestión en el cumplimento de unos objetivos.

cuadro-de-mandos-integral-cmi


Imagen: Momo Marrero

Deja un comentario

HTML está permitido. Su correo no será publicado.

Subscribirse a los comentarios por RSS