momomarrero

gestión de empresas familiares

Se considera empresa familiar a aquella en la que el mayor paquete de acciones o el conjunto de ellos está controlado por una familia al completo o varios miembros de ella, quienes intervienen de forma activa en su gestión y en la toma de decisiones en la organización.

Por lo general, su estrategia de futuro es dar continuidad a las siguientes generaciones en este control empresarial y perpetuar así sus valores familiares.

La empresa familiar se suele caracterizar por un mayor compromiso y dedicación en el modelo de gestión, puesto que su futuro y el del entorno familiar depende de ello: una estructura piramidal acentuada, una toma de decisiones centralizada y vertical, reinversión de los beneficios, creación de vínculos emocionales con los clientes, marcada fidelidad con determinados proveedores iniciales, una actitud entusiasta y paternalista con los asalariados y una flexibilidad competitiva.

En su contra, fundamentalmente se han de tener en cuenta las limitaciones en materia financiera, especialmente cuando el patrimonio familiar está en juego: la posible malinterpretación de los accionistas con relación a sus atribuciones y a la gestión diaria (generadora de constantes conflictos), un mal uso de la caja y/o activos de la empresa para asuntos particulares, el riesgo de convertir la empresa en un campo de batalla por las disputas familiares y, muy especialmente, la inadecuada formación de las nuevas generaciones (generalmente por acomodo) y la sucesión o la falta de planificación de la misma.

Es por ello que la empresa familiar debe tener perfectamente definida su estructura de mando, sus atribuciones y responsabilidades y su estructura accionarial. Además se debe inculcar desde un primer momento a los familiares que ser socio o familiar de un socio no les faculta para tomar decisiones o intervenir en ellas si no forma parte de sus atribuciones y responsabilidades, y que, en caso de disconformidad, su opinión se ha de expresar en las reuniones o juntas de accionistas y no en los “pasillos”. Para participar de forma activa en la gestión de una empresa no sólo se ha de estar facultado para ello, sino que es imprescindible poseer los conocimientos, la experiencia y el talante necesario, y todo ello requiere tiempo, dedicación y un constante esfuerzo.

Para evitar tensiones innecesarias y conflictos no deseados, se ha de contar con dos estructuras paralelas y con cierto grado de convergencia, con el fin de resolver problemas en el binomio familia-empresa, gestionar la sucesión, defender los derechos de los accionistas no trabajadores y manejar los conflictos familiares que afecten a la empresa.

 

Estructura empresarial

La estructura empresarial estará constituida por:

  • Junta General de Accionistas: máximo órgano de una empresa donde están presentes los accionistas, para determinar la marcha y funcionamiento de la misma.
  • Consejo de Administración: máximo órgano de gestión de la empresa por delegación de la Junta de Accionistas, responsable de las decisiones estratégicas y su cumplimiento, del control financiero y de las inversiones, de la fiscalización de las decisiones del Director General, entre otras.
  • Dirección General: persona con mayor responsabilidad y atribuciones en la gestión de una empresa, sobre quien recae la última decisión ejecutiva. Para el desarrollo de sus funciones cuenta con una serie de responsables de departamentos o áreas, en quienes delega las tareas ejecutivas.

 

Estructura familiar

La estructura familiar puede estar constituida por:

  • Junta Familiar: conjunto de miembros de una familia o clan con intereses en la empresa, que se reúnen para determinar la estrategia a seguir en los asuntos generales de interés empresarial. Determinan el Consejo Familiar y el representante de la misma ante la empresa.
  • Consejo Familiar: conjunto de miembros, preferiblemente pocos, de una familia o clan que representan y defienden los intereses de la Junta Familiar y velan por su cumplimiento. Generalmente uno o más de ellos, previa negociación, pertenecen al Consejo de Administración de la empresa.
  • Representante Familiar: persona designada por la Junta Familiar para defender y representar sus intereses en los órganos de gobierno de la empresa. Es la voz y la imagen de la Junta Familiar.

 

Nota: Entiendo que las empresas pequeñas puedan interpretar que lo anteriormente expuesto no es necesario en su caso pues son tan pequeñas que no merece la pena, ya que llegado el momento el patriarca lo resolverá con mano firme y sabiduría. Créanme, ese es precisamente el punto en el que la familia empieza a resquebrajarse y la empresa a tener poco futuro.

 

Instrumentos de control y seguimiento en la gestión estratégica de la empresa

Más allá de los instrumentos legales de control de gestión de una empresa, motivo de un futuro artículo, la experiencia me indica que es conveniente desarrollar la siguiente documentación estratégica que permitirá a la organización un mejor desarrollo con visión y proyección de futuro: un Plan Estratégico mensurable, un Plan de Negocios claro y conciso, un Manual de Procedimientos detallado y un Plan de Marketing como guía de la estrategia de productos y ventas.

 

gestion empresa familiar


Imagen: Momo Marrero

 

Deja un comentario

HTML está permitido. Su correo no será publicado.

Subscribirse a los comentarios por RSS